martes, 23 de septiembre de 2014

El LOCO (Al revés)




…Usted es la mano que escribe desde mis dedos
Usted es la sombra,
Extensión de un cuerpo oscuro.
Usted es quien diagrama la línea abierta de un país herido
Un país que se flagela con sus propias dagas
Y que lleva en su costado las cartografías de un mapa triste.
Usted habla esos idiomas
La lengua antigua de un universo ajeno a este universo
El dolor de una tierra que se pinta a sí misma sobre el rostro
Y que no conoce mejor vino que esa furia que desata sobre sí.
Usted es indiferente a esos hombres que caen en la arenisca roja
Que arrastran pesadas cadenas sobre el monte
Que duermen en la noche triste del silencio
-porque en este país no hay mejor lenguaje que el silencio-.
Usted sabe que ellos no saben lo que hacen
Y sin embargo su mutismo y su naturaleza estática
Les pavonea un dios misericordioso y compasivo
Un daimon que se enfrenta a otro daimon
Porque en este país hay un dios para cada Guerra:
Guerra que se configura como verdadera

En el tarot escrito por las manos de La Muerte… 

lunes, 8 de septiembre de 2014

TEMPS III



La Emperatriz tiene en sus manos la cara del cosmos.
La sacerdotisa dobla la hoja y resume la historia del éter.
Ellas,
Sentadas en sus lunetas de piedra,
Tienen en sus bucles el fusil del guerrero,
La antorcha del “para”,
La nitroglicerina del kamikaze.
Todo es inexorable
-Dicen-
Todo está en el brillo de la historia
En las iras que trae un Anacoreta:
El Caín que la muerte le reintegra a la vida
Y que va por la noche trazando su escarnio,
Su castillo mortuorio de guerra.
¿Quién de ellos el culpable?,
¿El primer Abel?,
¿La primera honda?
Todo es obscuro,
Terriblemente obscuro en el tarot de los hermanos
Y ninguna golondrina llamea en la tormenta
Para que restituya con su sangre
El reflejo de la muerte sobre el río…



domingo, 31 de agosto de 2014

ERA II





…El eco.
El barullo de una tarde llena de memoria,
La historia de un olvido que dimite sus huidas,
La médula mítica de un subsuelo
Que se abre a otro neologismo
Cuyo mejor silencio es su propia resonancia.  
Todo está y se contiene en la baraja
Todo pasa por los trazos invisibles
De una mano enferma.
¿Quién urdió el mapa de esta geografía?
¿Qué extraño daimón interpuso la violencia entre sus ruinas?
Cierto arcano se pasea por los valles
Dejando en sus espuelas,
En sus crines
Y en sus cascos
El rastro de una sangre condenada a la aridez.
El diablo,
           La muerte,
                              El loco
Trazan sus líneas sobre la estría de una tierra
Que no termina de inventarse.
Todo es negro,
Terriblemente obscuro.
Ni la estrella,
                      El sol,
La aurora
Sonríen en este naipe de dígitos bisiestos.
Todo es negro,
Absolutamente negro en el tarot de los hermanos…

     

lunes, 18 de agosto de 2014

TEMPS ERA TEMPS I


I

TEMPS





…La fiesta en la casa.
La algarabía de un río profundo
Que agrieta murallones y techos.
Un río universal
Viene por debajo de los pisos
Y nos recuerda que estamos hechos
Sino de las mismas cosas
Sí del mismo elemento.
¿Hacia dónde corres tiempo?
¿Hacia qué escudos tus manillas de hambre?
¿Cómo trepas con tu escoria de esperma las llagas del cristo? 
Tu péndulo aséptico encanece relojes,
                                                           Espejos,
                                           Bobinas
Y demás anticuarios
Que ahora son como una herida en el hombro,
Una herida multiforme
Que quema la carne de Dios
Y que flagela el reloj de un arcano sublime;
La torre que me pertenece
Y que ahora está derruida

Como mi muerte en la piedra del aro…  

viernes, 20 de junio de 2014

ANIQUIRONA XXVI

Pintor Chino Guan ZeJu




XXVI




Hay una mujer en mi casa
Que mira yo no sé hacia qué esquina, hacia qué
Mundo
Una mujer cuya espalda
La constituye el viento;
El árbol de la noche
Como una oración para los casos difíciles.

Hay una mujer
Que desconozco
Y sin embargo sé que es un pretexto.

Como si soñarla no fuera suficiente
Para acabar de comprenderla,
Mi alma se remonta a las alturas
Como buscando no sé qué colina
No sé que precipicio.

Hay una mujer que me ha desposado
Cuando apenas descubrí
Que nací para ser hombre o sueño.

Una mujer de pomarrosos y guáimaros gigantes
Una hembra suave y sudorosa
Que pasa como un río
Musitando leves vientos de nostalgia
Para mi mundo verosímil y fantástico
Hay una mujer en mis sueños
Una mujer que mira yo no sé hacia que parajes
Hacia qué rincones.

Una mujer a quien los árboles, los pájaros
E inclusive las esferas
Le hablan a diario
Con una vocación maravillosa
Y le comunican los secretos inescrutables
De las piedras y los ríos

Hay una mujer que mira hacia mis mundos subterráneos
Y decanta con sus pechos balsámicos

Todas las sombras que me habitan
Una mujer que sabe todos los misterios de mis
Noches
La mansa luna atropellada
De mi angustia.

 


viernes, 13 de junio de 2014

ANIQUIRONA XXV



XXV



Aniquirona
Hembra suave y sudorosa
Que posas y rehuyes sucesiva entre los pinos,
Ángel que montas y remontas
Para formarte en mi memoria.

Hay días en que pasas presurosa como un bosque
Y no te veo entre mis carnes ni mis velas,
Pero otros, de súbito como un rayo
Llegas
Desnuda,
Limpia,
Llena
Y me habitas,
Me posees
Me diluyes como un río que desciende por la muerte
Hasta constituirse en poesía.

Aniquirona de vientos y madreselvas
Para algunos eres sorda
Para otros serás necia (pobre de ellos)
Para mí que soy igual a nada
Para mí que soy la paz de tus orillas
El fin de tus principios
Eres la inescrutable ola que me puebla,
El súbito de estrella que me llama

viernes, 6 de junio de 2014

ANIQUIRONA XXIV




XXIV



Con la misma intensidad
Con la que se honran las alturas
Honraré tu sabio cuerpo Aniquirona
Como se honra un muelle
Una collera
O un océano nocturno
En los plácidos ámbitos del tiempo.

Con la transparencia del amor infatigable y ebrio
honrará tu collar de mariposa
tus labios de gaviota subceleste,
tu cabellera solitaria como un faro
en una oscuridad tímida y plegada
de velámenes y olores.

Honraré tus senos de estatua grecorromana,
Tu boca refulgente
Como la hoguera del exilio
Tus ojos negros y profundos
Como el camino silencioso al Rogitama;
Río que concentra en su corriente
Tu súbito de estrella
Tu cauce de pájaro metálico
Tus vértices de luna llena
Entre la materia y el espacio
La máscara y el tiempo.

Honraré tu fondo
Tu esperma,
Tu savia,
Tu verbo
Tu número en cualquier constelación y estado
Tu mágica apariencia
Tu forma fantasmagórica
Ese sueño que tú eres
Ese sueño que los dos forjamos
En alguna noche solitaria
Desde algún lúbrico rincón
Cuando aún no entendíamos
La razón ilógica del tiempo

viernes, 30 de mayo de 2014

ANIQUIRONA XXIII

Pintor Chino Guan ZeJu



XXIII




Aniquirona
¿Qué tipo de alimento
soy para tus labios?
Yo que aspiro a ser
Algo productivo en esta tierra
Me cuestiono ahora
Cuando me sé
Pan, vino, pez, agua y viento;
Y me sé
Sabio y dulce como el ámbar
De los orientes mágicos de Schuaima.

¿Qué tipo de alimento me deseas?
Tus labios pueden aprender de mí muchas cosas
Soy música, guitarra, salvajina y madreselvas
Apenas un fragmento del cenáculo
Un trozo de la pesca y la cascada
Del río y la paloma.

Ahora cuando me sé bosque
abeto, tábano, aliso, álamo y yarumo
tú puedes ser pájaro;
ahora que me sé agua
tú puedes ser el río
que cruza mi vaporoso ayuntamiento

puedes ser metal, cuchillo, espada
busca tu herramienta, tu cubierto más sagrado
éste será nuestro último reencuentro
el vino y la mesa
ya están en su cometido invisible
como un prefijo de las cosas
y los tiempos últimos de la cena
postergada al caleidoscopio de los giros.

¿Qué tipo de alimento me deseas?
Bebe de mí
La fuente inconsútil de la vida

Yo soy el pan que tú esperabas
Tú,
Los labios que inmortalizarán mi carne
Y harán de mi luz
Una lámpara
Un entendimiento
Para la hora advenediza de la muerte.


Follow by Email