sábado, 1 de junio de 2013

ORFEO



V

ORFEO



El amor, Eurídice,

La única razón suspendida en el aire de las cosas.

De ahora en adelante es necesario repetirlo:

¿Qué más le queda al hombre

Después de transitar por el averno?


¿Qué más si no el Amor?

El ribete, el viento, los molinos?

Viene y va el ala herida del viajero,

Caen infinitamente las hojas del crepúsculo,

Brillan momentáneamente las monedas.


¿Y el Amor?

Quedan sus ángulos,

Su espada penetrando el Aquerón,

Sus fuegos y calores en las puertas de la hechicería.

Es mentira que el amor se nutra de lo nuevo,

Es igual de inexistente el ímpetu de la muerte en ciertos corredores:

El amor es uno solo;

Tiene el peso y la frescura de una Muchedumbre,

La fuerza de un ejército en las postrimerías de la capitulación.

El amor, Eurídice,


No hay una cosa más noble y más pesada,

No hay un héroe que logre más de sus relojes,

No existe el gladiador que recupere más de sus cábalas.

Todo pasa,

Todo envejece en las aguas de la Estigia;

Las cosas perecen en los cuartos del anonimato.

Sólo el amor,

Ataviado con su espada y su broquel,

Penetra las conjeturas de Plutón,

Se pasea por las curvas meridianas de todos sus palacios.


 

 

 

 

 

 

domingo, 26 de mayo de 2013

ARIADNA



IV

ARIADNA






El amor es claro, Teseo,

Simple como la piedra que surca el agua

Liviano como la honda que aquieta el río.

El amor es claro, no lo dudes,

Es transparente como el filo de la espada

Cálido como la roca que yace sobre el aluvión.


Cuando el tiempo se encrespe

Cuando se turbe el hilo de la noche entre tus besos

Piénsalo Teseo,

Amante mío,

Guerrero de la excitación hecha viento

El amor es blanco,

Ligero como las hojuelas del cadalso.


El amor:

La hierba crispada de tu pubis

La oscuridad imposible de tus coyunturas

El velamen inquietante de tus articulaciones.


Piénsalo hijo de Atenas

No le cierres el abrazo a la que te busca y ama

El amor es claro

Translúcido como la almendra que cruza el cielo,

Como la Lucerna que vaga sobre las aguas de su propia oscuridad.





























Follow by Email