domingo, 24 de marzo de 2013

LUCIFER



XXVIII

LA CANCIÓN DE LUCIFER


  
  
Mi ídolo de bronce es el abismo

El fuego, las cavernas.

La vida del maldito

-desterrado de la luz y las alturas-

Se pendula entre el mal, el bien, lo dionisiaco.

No maldigo de las sombras

No aspiro a las venganzas,

Continúo con mi vestidura satánica

Instruyéndome en el bien

Y solazándome en el mal.

Los más doctos dicen que fui expulsado del espejo,

Que mi imagen vagabundea por los laberintos y paradigmas de la muerte.

Pocos saben que conservo mi posición de ángel

Que aparezco majestuoso cuando miro mi belleza ante las nubes

Que mi sabiduría multiplica la ignominia de los justos

Y la nobleza de los desterrados

Contagia de belleza a los malditos.

Voy del ascenso al descenso

Como el viento que hila los caminos:

No creo en la maldad, en el bien,

En el pasado, en el futuro

Pues los cuatro están confinados en las sombras

Y las sombras

En el hades de un espejo orbicular.

No maldigo a las alturas

No me duele la caída

Hay un punto en que todo deja de ser contradictorio

Y nada en este punto se excluye sino que interacciona.

¿Quién ha dicho que el abismo no es la altura?

Qué la maldad,- producto de la belleza-,

No es el bien?

Que las sombras no son la luz?

Que el caído no es el levantado?

Pocos saben que sobrevuelo el infinito,

El paraíso, la manzana,

Que mi vestidura de Vampiro

Me da el elixir de la noche,

Que sustraigo del día los frutos del iluminado

Y que espero sabiamente el último camino

Para empezar mis andananzas

Por la otredad,  por la vaguedad,

Por lo inmensurable,

Por lo indefinible.

 

Follow by Email