sábado, 22 de septiembre de 2012

PAULINHO DA VIOLA

ELÍAS


XIV


EL CARRO DE ELÍAS


 
“Me arrepiento de haberme
tomado tanto trabajo en
destruir la ignorancia”.
Roger Bacon.

 
Inmolo mis poemas para que sobrevivan a la muerte
Y las piezas fugitivas de la hoguera
Llamean en el borde de la espada como el carro iluminado del profeta.

Elías es su nombre:
Viaja en puño de acero, humo y fuego
Bruñido el carruaje en su singular espejo
A través del mar y sus orillas.

Elías es su nombre
En dirección ascendente hacia el abismo
-De donde proviene-
El hombre desaparece como una ola,
Se doblega como una rama sobre su última esquina,
Como un cuchillo sobre su piedra de afilar.

Donde mora un nebuloso ser llamado Dios
Elías irrumpe con su música secreta,
Y el universo de expande ante la tonalidad
-Constante y simultánea-
De un carro de fuego
Montado por un hombre.

Elías es su nombre
Nadie sabe su lugar de origen
El sitio exacto por donde dejó la tierra
Llegado al punto de lo absoluto y verdadero
Todos dicen que fue agarrado también de los cabellos
Y obligado a abandonar el mundo de los muertos.

Elías sigue siendo su nombre
Así se aparezca en la cima de una extrañísima montaña
Transfigurado por la luz
Y las emanaciones de otra muerte.

Elías es su nombre
Posee el poder de llegar a los lejanos velos
Y sacar del flujo magnético del cosmos
El oro, el cinabrio, la sangre, las palabras.

Del mismo modo del que se sirvió
Del cáliz y del vino
Para llevar su espíritu al mar de las ilimitadas olas
Así Elías emprenderá su viaje 
Por lo manifiesto, por el mundo
Hacia un paradigma eterno
-Sin duración o calidad-
para despertar a través de la sustancia
en los recovecos de otra blanquísima colina.

domingo, 16 de septiembre de 2012

DAVID



XIII

LA PASIÓN SEGÚN DAVID



Oh, Betsabé

-canto de corales y náyades de musgo-

Quiero alabar tu desnudez

Como un crisol alaba de la luz

La porción de los aceites

Y las gomorresinas del espejo.

Quiero alabar tus cabellos de estrella milenaria

Y poner ante tu talle y tu pliegue de paloma

Todos los territorios de Sión, de Judá, de Israel,

De Betfagé y de Séforis.

Quiero homenajear tus labios,

Tus rodillas de sinagoga

Tus pechos balsámicos

En donde convergen

Los vivos y los muertos

Para levantar en medio de tantas religiones

Las teorías sobre los orígenes de la tierra.

Betsabé

Quiero homenajear en nombre tuyo

A Saúl y a Jonathan ,

A Schuaima y Aniquirona,

Quiero festejar en nombre tuyo

Todos los silencios de la luna,

Celebrar en nombre tuyo

Todos los rumores de la acequia,

Cantar en nombre tuyo

Todos los himnos de la noche.

Los salmos que no he escrito todavía

El hermetismo de los evangelistas románticos

Y todos los lenguajes de estos precipicios

Destilarán tu nombre, tu aroma y tus palabras

Bella estatua del santuario

Para enaltecer la memoria del hijo fallecido

Y regocijar a Salomón

Victorioso en medio de la sombra y sus espejos.

Betsabé

-Beso del hitita-

mi amor no acarreará otro destino

que la muerte de Urías en el campo de batalla,

mi beso no provocará otro sonido

que la deshonra de Tamar por los desiertos,

mi abrazo no contendrá otro principio


que la rasgadura violenta de mis ropas,

y mi tacto,

sobre tus rodillas desarmadas,

la rebelión de Absalón contra su propia alfanje.

Ven amada Betsabé

Sin embargo en esta noche,

-Luego del amor-

ningún castigo cobrará el valor

que tú y yo nos merecemos

en la candidez del abrazo de otra muerte.










Follow by Email