domingo, 6 de septiembre de 2015

LA LUNA



XXII
LA LUNA


I

…Me gusta cazar sonidos
Suerbo sonidos,
Músicas pequeñas
Livianos hilos de agua.
El silencio es mi voz
A través del silencio me llega todo:
Ecos,
Ausencias de voces
Los pasos de una libélula de cobre
Que se desprende desde mi vientre de Lux.

“La luna es de sangre fría”
-Dicen algunos-
Lo que no saben es que mi corazón camina despacio
Palpita con la infinitud de lo que nunca perece.
Todo lo que sube a mí
Necesariamente regresa.
La gran culpa no es la gravedad,
El descenso,
El lazo que sujeta el cuello de quien asciende hacia el vacío.
Cada quien cae en el momento justo
-todos deben caer-
Dice Hécate;
La caída provee alas
Miradas
Olores…


II


…La sed es un olor
Un color
Una música que vuela
Hiere los fractales.
Las flores en el piso,
Los pies alzados sobre el humo.
Un olor,
Mejor un olor
Y la muerte lejos
Rondando otras esquinas
Distante de esta terra
Olvidada del Multiverso
De las esferas y los ciclos de la noche.

La simulación
Esa que repta a través del sueño
Que fluye y refluye a través de las sombras
Edifica
            El sol
                      El juicio
                                  El mundo
                                                  El loco
Todo está escrito en la luna
En la tríada femenina que me habita;
Todo grabado en mi piel
En mi belleza telúrica:
Selene,
               Artemisa,
Hécate
Reinas del cielo nocturno,
De la tierra
Del abismo subterráneo
Todo fijado en ellas:
Lo que canta y lo que calla
Lo que suena y lo que vibra
Silencio,
Silencio,
Silencio… 

Follow by Email