domingo, 3 de marzo de 2013

CARTA DE JOSÉ DE ARIMATEA A LOS APÓSTOLES




XXV

CARTA DE JOSÉ DE ARIMATEA

A LOS APÓSTOLES




Yo vi la muerte

Antes de la crucifixión de mi maestro.

La vi rondando con sus pasos

La quietud de los caminos

Y envolver con sus cabellos crispados por el viento

Las fisuras de su rostro.

Yo vi a esa hermosa adolescente

Transitar los naranjales y ovellones,

Desfilar los anchos territorios de la acequia y de las sombras.

Yo sé que mi Señor

Se percató de su presencia

¿Cómo no diferenciar el calor de sus leños  y sus ropas?

¿Cómo no distinguir su belleza por encima de todas las mujeres?

Yo vi la muerte

Desfilando por el valle de Cedrón,

una música distinta,

la vi mecida por la danza de las flores

en las afueras de la luna

y las cabelleras ondulantes de la tierra.

El maestro la miraba,

Yo creo que inclusive le sostuvo la sonrisa

¿Qué podía ser peor que la traición del apóstol,

las negaciones de la piedra

o el asesinato de tantos cananeos?

Aun en las horas más adversas

Mi Señor era capaz de sonreír.

Así su alma estuviese contristada,

Aquella noche levantó sus brazos en señal de regocijo

Y disfrutó la lluvia de tijeretes

Que seguían descendiendo

Por los valles y los ríos de la noche.

Yo vi la muerte

Negociando con el Iscariote unos denarios,

Vi su rostro infame y bellamente maquillado

En el rostro de Anás, Caifás y los saduceos,

Vi sus trampas en el Sanedrín

Su resistencia en el madero

Y en la hendidura de otras superficies.

Yo vi la muerte

En el lugar que todos conocen como Gólgota o calavera;

El espíritu del agua me habló de aquellas intenciones.

Vi la muerte

Y creo que era insoportablemente ciega:

-Ciega e inclusive testaruda-

Yo llegué a llamarla como novia muerta,

Como si sus antorchas fueran mías,

Como si se tratara de mi madre

O de la dulce volatinera

Que yo soñara desde joven.

Pero, ¡No!

Ella insistía en abrigar al Nazareno;

Necia se trepaba en sus húmeros,

Tonta gozaba la corona y sus  espinos.

Yo hubiese querido escuchar las campanadas de la muerte,

El trasegar de las trompetas por los caballos de la muerte,

Pero tarde he comprendido

Que así la bella adolescente sea ciega

Nosotros somos lazarillos

Que conducimos sus espejos

Por los caminos bifurcados de la vida.







Follow by Email