martes, 1 de mayo de 2012

IXCHEL


XVIII


A la Lux

Bienhechora en la

Obscuridad.

Ixchel

Grado infinitesimal de la muerte,

Mujer que está más allá de lo físico,

Más allá de lo temporal y lo exacto;

Tiene la facultad de dibujarse a sí misma

Sobre la superficie de los cristales,

Las cuevas de Uleu,

Las cúpulas de las piedras;

Posee la virtud de la luz y las sombras

De oscurecerse sobre las herraduras de los molinos,

De transitar con sus runas y ecos sagrados

Por las voces secretas de los espejos.

Desde la aparición de los primeros idiomas

En la lengua de fuego del cosmos

Ixchel

Se transforma en el eterno principio,

el Templo y la roca donde se talla la muerte,

La puerta y el tiempo por donde transita la espada.

La ley del péndulo  

Gravita sobre las cosas de ella;

Todo lo que va

Necesariamente regresa:

La vida, la muerte, los caminos,

El eco de los acantilados

Sobre las rocas atiborradas de los desiertos.

Ixchel

La deidad de los estambres y las campánulas al viento,

Mujer extraída de los elementales del agua,

Del corazón de la Terra

Del infinito relámpago de los sueños

Viene y se posa ahora sobre la muerte

Y su voz reluce como los fuelles

En la frente reseca de los mortales:

Los elegidos que emprenden su viaje

Por las flamas inconmensurables

De las otras presencias.
















Follow by Email