sábado, 14 de septiembre de 2013

CRONOS



XIX

CRONOS






¿Ves el tiempo que fluye entre mis manos?

Es el mismo del que está hecho el paraíso,

El Olimpo, La manzana,

La raíz que se trifurca,

El minuto que demoran mis dedos en el ejercicio de delinearte.


Mi lengua va determinando el óleo

–duro ejercicio de lograr la simetría-

Y el beso

La isla oscura y tenebrosa de tu amor.

El color se pendula entre mis dedos;

El cuadrante de unos labios en la probidad de tu organismo:

Suben y descienden los relojes:

Como el cosmos, la serpiente, la cuchilla

Los yelmos se afilan

Las yacijas se dilatan,

La noche corre presurosa en las hélices de un pájaro.

Lee los segundos en mis manos,

Respira el ánimo de una noche y un día que nunca acaban

Es el tiempo por el tiempo

El minuto elástico de tu boca,

La jornada que llevas en los perdigones de tu fruta virgen.


Ojea mis palabras

Son las mismas arrancadas de un color que no logra definirse

El tiempo donde todo se liquida:

Se disgrega el amarillo,

Se duerme el rojo,

Se traza un fragmento de tu pecho o de tu talle.

Tu cuerpo yace entre mi cuerpo,

¿Es el tiempo el que fluye entre mis manos?



















Follow by Email