domingo, 1 de diciembre de 2013

CIRCE



XXVIII

CIRCE


 




Y el amor regresa siempre,

Recorre los caminos

Por donde una vez anduvo.

¿Qué es el amor sino el tiempo perdido?

Aquel que nunca ha doblado sus relojes

Viene sobre esta playa cuyas olas carecen de circunferencia:

Aquí de nuevo el amor,

el pasado que es otra forma de pasado,

El presente que no existe sino en la luz del abandono.

De nuevo el amor,


Las esferas, los navíos, las batallas.

De nuevo el descenso al Aqueron

El ascenso a una visión que ya no existe:

Nunca se parte hacia lo oscuro

Quedan las cosas gravitando por el éter,

Los huesos, la carne,

El éxtasis metafísico levitando entre la sal.

¿A qué has venido hijo de Laertes?

¿Para qué emerger de la espuma y de la nada

Cuando tu vientre ya dibuja otras raíces

Y esas fisuras dejadas por el tiempo

Surcan los imperios de lo ruinoso?

Ahora que las luces de la muerte


Asoman su portento por tu puerta

¿Para qué dejar de nuevo Ítaca?

¿Qué puedes amar en esta mujer

Cuya mejor edad es la de la hechicería

Y mejor principio la debilidad de lo que nunca amaste?

Aquí de nuevo el amor,

Telémaco, Filoctetes, la saga

De nuevo Ulises, el preclaro,    

Las piedras

La figura de un reloj cuyo péndulo es la muerte

Y su mejor círculo

El estado intermedio entre el tiempo

                                                  Y un vacío que no termina de llenarse.







Follow by Email