domingo, 17 de febrero de 2013

EPÍSTOLA A LA TRAICIÓN



XXIII

EPÍSTOLA A LA TRAICIÓN




Vesánicos del Neguev

Malditos suicidas de estas tierras

Ustedes me han ligado a otro concepto de la muerte.

Yo había huido con el viento Maarabit a otras latitudes

Pero un futuro incierto nublaba la herradura.

Había pensado en restituir la casa

En comprar flores amarillas para la última cena

Pero ya todo estaba dispuesto.

Desde antes de nacer toda está dispuesto:

Nombres, padres, pecados y hasta los más crueles amores

Escritos en el pergamino de los días.

Todo estaba hecho;

La mesa, la última conversación, los deberes,

Las negaciones de la piedra

Antes del canto despavorido de los gallos.

Padre de los desdichados

Lejos estoy de ser mala hierba en el campo de trigo,

Lejos estoy de ser la traición,

El pecado, la cadena maléfica de los evangelios.

¿Quién hubiese hecho lo que yo llevé a cabo?

¿Quién para esculpir el beso amoroso sobre las mejillas marmóreas?

¿Quién para rechazar los treinta denarios y los húmeros?

Soy la semilla de mostaza de la que habló el evangelista,

Los precipicios me producen vértigo

Y no hay más placer sobre mis carnes

Que sentir el peso de la roldana sobre las ropas.

El apóstol no bebe cicuta ,

Se ahorca;

Era menester mío el ahorcarme

-Así estaba escrito-

Era menester buscar el eucalipto de las epístolas

El eucalipto al que le colgaban cuatro hojas

Para colgar mi cuerpo solitario,

Mi cuerpo señalado por la hoguera,

Por la mezquindad de la piedra,

Por el celo de los otros,

Por la bifurcación de los espejos.

Anómalos del verbo

Anarquistas de las escrituras

Es una bella manía esta de aventurar a la muerte,

Una manía constante la del suicidio.

Ahora soy llamado el padre de los suicidas,

De algo serviría tanto esfuerzo?

¿Acaso me recuerdan más que a los otros?

Los ecos de las antigüedades

Saben una verdad que las piedras desconocen;

Yo también  fui un elegido:

El obelisco, la pirámide, la torre del faro

Saben esta historia sollozante,

Historia que ahora comparto con los desdichados,

Con los desposeídos, con los señalados.

Viva el más digno de los doce!

Si había una misión que cumplir

La mía se cumplió con entereza,

Como ninguno de los doce la cumpliría.



















Follow by Email