miércoles, 22 de agosto de 2012

SANSÓN


XI

LA ELEGIA DE SANSÓN



Como una nube de fuego

En busca de la masa de sus propias luces

Así vino Dalila a mí;

Como un canto, como un grito,

Como un eco inmortal y tembloroso,

Izado en el infinito de mis cabellos hercúleos.

Como una flecha, como un dardo, como una espada;

Besó el viento, cruzó la muerte, sesgó los trigos

Y llegó a mí con la fragancia de las viñas y los olivares

A doblegar con sus encantos de abigarrados colores:

Los enigmas de las noches,

Los misterios de las mieses,

El fuego inclemente de las reposas

En las puertas y cerrojos de los filisteos.

Llegó a mí del valle de Sorec

Con un enjambre de abejas en la boca de los leones

¿Qué podía ser más devorador que ella

y al mismo tiempo más dulce que ella?

Como una nube de fuego

Surcando la nave poderosa de los sueños

Así vino Dalila a mí

A entretejer mis siete trenzas de cabellos

A revolver mis pujanzas en un clavo

A hincar mis cóleras en la tierra.

Llegó Dalila a mí

A desnudar la enramada de mis contemplaciones

El eco de mis sobresaltos.

Su puñal de salvajina penetró las cimas de la inmovilidad,

Del enigma, del secreto

Extrayendo de las propias órbitas de mis labios

La forma de conducirme hacia la muerte

De volverme pasajero de su propia muerte

¿Qué podía ser más devorador que ella

y al mismo tiempo más dulce que ella?















 

Follow by Email